TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 27 de octubre de 2013

22 DE NOVIEMBRE DE 1963


22  DE NOVIEMBRE DE 1963


Hace cincuenta años me encontraba en esa fecha en una reunión de vecinos en Madrid para tratar asuntos intrascendentes. De pronto la mujer de unos de los asistentes se presenta llena de nerviosismo dando la noticia de que que John F. Kennedy había sido asesinado en Dallas. La reunión se disolvió inmediatamente. Todos nos marchamos a nuestras viviendas a enterarnos más y mejor de la noticia. Fue algo que convulsionó al mundo entero.
     La entrada a la presidencia del país más poderoso del mundo, de un hombre que presentaba un aspecto juvenil, con una sonrisa llena de simpatía y un mensaje lleno de valentía llenó al mundo occidental de una esperanza que podría llevar a la democracia a sus mayores logros. La situación de entonces no era fácil puesto que la dictadura comunista de la URRS preparaba actuaciones peligrosas para la paz mundial. Las relaciones de este país imperialista con la vecina Cuba estaba ocasionando situaciones difíciles de soportar, ya que en la isla del dictador Castro se estaban instalando una serie de proyectiles que amenazaban la paz mundial. Y Kennedy se atrevió a enfrentarse a una guerra para obtener la paz. Logró que Rusia retirara los proyectiles y la situación variara.
     Fue un hombre que dio un vuelco a la política mundial. Apareció en el llamado Muro de la Vergüenza en Berlín, donde pronunció las palabra "Todos somos berlineses". 
     Su frase más conocida fue la que pronunció en la toma de posesión como presidente: "No os preguntéis qué puede hacer América por tí, sino qué puedo hacer yo por América".
      50 años después sigo teniendo a JFK como un ejemplo, como un gran presidente que no se achantó ante las amenazas belicistas de una Unión Soviética deseosa de extender sus tentáculos por el mundo entero. 
     Fue un gran presidente que murió en plena juventud y con un futuro lleno de esperanza para el progreso de su país y que dio seguridad al mundo para mantener la paz.