TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

martes, 28 de mayo de 2013

SÓLO LA IZQUIERDA ES LIBRE

SÓLO LA IZQUIERDA ES LIBRE


(Tomado de El Semanal Digital)

RUTA NORTE (PASCUAL TAMBURRI)

Libertad de insultar, sólo si eres de izquierdas (peligro, católicos)
                                              
SÓLO LA IZQUIERDA ES LIBRE   
               
Lo llaman escrache. Es la moda de la izquierda antidemocrática para imponer sus gustos a los demás. Incluso contra la libertad de todos. ¡Pero que a nadie más se le ocurra hacerlo!             

Cuando un grupúsculo de extrema izquierda afín al terrorismo presiona a los políticos para que legislen a su gusto, ahora lo llaman escrache. Incluye insultos de palabra y de obra, presión en los medios y en la calle, manifestación y manipulación sin disimulo. Escrache: para muchos, una nueva y legítima forma de acción pública, a la que tienen derecho todos y cuanto más a la izquierda con más razón.

Libertad de insultar, sólo si eres de izquierdas (peligro, católicos)Para los mismos que defienden eso, que las autoridades protejan a los políticos y sus familias de nada improbables actos de violencia es un paso hacia la dictadura, una negación de la libertad, casi fascismo si no algo peor (perdón: nada peor es concebible desde la corrección política). Así que el escrache ha pasado a ser una libertad pública y la protección del orden algo muy sospechoso.

A la vez, los presuntos objetos de tales escraches, los representantes del centro, sus séquitos y portabolsas, se defienden sólo con media boca y con medio gesto. Sus recatadas juventudes tienen cosas mejores que hacer siempre. Perdura el complejo colectivo de que la izquierda y el nacionalismo tienen derecho a dirigir la calle y definir la corrección política. Les reprochan los excesos, pero no que lo hagan. ´Escrache´ significa gesto de libertad, pero sólo para y por algunos.

¡Pero que los católicos no digan en público qué creen y qué quieren! Puede opinar Bildu pero no el cardenal Rouco Varela. Pueden manifestarse por ETA o contra los desahucios, pero no los católicos contra el aborto. Pueden manifestarse por Chávez o contra el PP, pero no los católicos por la vida. Pueden manifestarse por un nuevo matrimonio o contra la ley de Educación, pero no los católicos contra la legislación que más ha envejecido a España. Los escraches sólo son buenos si vienen de donde siempre. Sólo los católicos son peligrosos.