TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

jueves, 15 de agosto de 2013

ANARQUISTAS ASESINOS

ANARQUISTAS ASESINOS

El anarquismo es una filosofía política y social que llama a la oposición y abolición del Estado entendido como gobierno y, por extensión, de toda autoridad, jerarquía o control social que se imponga al individuo, por considerarlas indeseables, innecesarias y nocivas. El anarquismo en España ha estado lleno de una serie de crímenes y atentados a cual más importante.
Entre finales del siglo XIX y principios del XX se sucedieron las revueltas y proliferó la realización de atentados con bomba: el 24 de septiembre de 1893 un anarquista atentó en Barcelona contra el general Martínez Campos, que resultó herido, a la vez que moría un guardia civil. El autor del atentado, Paulí Pallàs, fue fusilado, hecho que comportó la represalia de otro anarquista, Santiago Salvador Franch, que el 7 de noviembre de 1893 lanzó una bomba en el interior del Teatro del Liceo, causando 20 muertos. Igualmente en la ciudad condal, el 7 de junio de 1896, el anarquista Tomás Ascheri hizo explotar una bomba en la procesión de Corpus, con un resultado de seis muertos. Otra serie de atentados en los siguientes años condujeron de nuevo a una dura represión gubernamental, ejecuciones, encarcelamientos y destierros masivos a Inglaterra, que debilitaron el movimiento anarquista en España unos años, hasta la fundación en 1900 de la Federación de Trabajadores de la Región Española. La Federación se extinguió como organismo en 1905 o 1906, pero las distintas secciones o sindicatos, que persistieron pese a la falta de organización, comenzaron a federarse de nuevo en Cataluña alrededor de Solidaridad Obrera.
Los  atentados más destacados son los siguientes:

ALFONSO XIII

El 31 de mayo de 1906, se casó con la princesa británica Victoria Eugenia de Battenberg (1887–1969), hija del príncipe Enrique de Battenberg y la princesa Beatriz del Reino Unido. Victoria Eugenia era sobrina del rey Eduardo VII y nieta de la reina Victoria I del Reino Unido. Cuando Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia regresaban al Palacio Real, después de la boda, sufrieron un atentado mediante una bomba escondida en un ramo de flores, lanzada por el anarquista Mateo Morral a su carroza, frente al número 882 de la calle Mayor de Madrid, del que lograron salir ilesos milagrosamente. Como consecuencia de la explosión murieron tres oficiales y cinco soldados del séquito real, tres personas más en los balcones e hiriendo a más de 14 personas que contemplaban el paso del cortejo.

CÁNOVAS DEL CASTILLO

Antonio Cánovas del Castillo era presidente del gobierno cuando fue asesinado por un anarquista y a él le deben los Borbones las reinstauración de su dinastía en España. Fue un político muy influyente y considerado como brillante por sus contemporáneos. Dirigente del partido conservador y fundador del régimen de la Restauración Borbónica. Fue el principal protagonista de la vida política del último tercio del siglo XIX .
Su asesinato ocurrió el 8 de agosto de 1897 en el balneario guipuzcoano de Santa Águeda, donde estaba reponiéndose de sus dolencias. Estaba acompañado de su esposa, y se había detenido en el balneario de camino a San Sebastián donde iba a reunirse con la Reina Regente , ya que las tensiones políticas internas y los problemas de ultramar no permitían demora.
En el balneario estaba también instalado un italiano que se había registrado bajo el nombre de Emilio Rinaldini, como corresponsal del periódico Il Poppolo. Era un individuo que no tenía trato con ningún cliente, y según parece era el único huésped desconocido. Ese domingo , Cánovas oyó misa en la parroquia de Santa Águeda y a la vuelta al balneario estuvo leyendo el periódico sentado en un banco situado cerca de la puerta de cristal en el exterior del balneario, cuando era la una del mediodía, se le acercó un individuo y le disparó tres veces y una hora más tarde Cánovas moría. Cánovas había recibido tres tiros, los dos primeros le causaron heridas en la cabeza y el tercero en un costado
El asesino se dio a la fuga, siendo detenido de inmediato por un policía llamado Puebla , el anarquista gritó "Soy anarquista , le he matado" y un teniente de la guardia civil le condujo detenido a la habitación de telégrafos del balneario

CANALEJAS

Fue un abogado y político regeneracionista y liberal español. Siendo Presidente del Consejo de Ministros, murió asesinado en un atentado terrorista, siguiendo la estela de Juan Prim en 1870 y de Antonio Cánovas del Castillo en 1897, aunque no sería el último. No pudo llegar a realizar las esperadas reformas políticas que hubieran transformado el régimen existente en una verdadera democracia, acabando con el caciquismo y el fraude electoral. Falleció en la mañana del 12 de noviembre de 1912, asesinado por el anarquista Manuel Pardiñas Serrano cuando miraba el escaparate de la desaparecida librería San Martín en la Puerta del Sol (actual número 6), a escasos metros de la esquina con la calle de Carretas. Desde entonces se abrió una larga pugna por el liderazgo del Partido Liberal, que desencadenaría su fin.