TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

lunes, 17 de febrero de 2014

MEMORIA HISTÓRICA

En un instituto de Valencina de la Concepción se ha tenido la macabra idea de realizar un mural que solamente sirve para crear odio entre los habitantes.
La imagen que preside la entrada del centro público no es el típico mural con el que las autoridades educativas de la Junta animan a decorar las instalaciones de colegios e institutos. Sale de lo habitual, no está relacionado con la actividad educativa, o quizás sí, como reconocen algunos de los padres que visiblemente molestos denuncian "la manía de la Junta de llevar la política, mal entendida, a los colegios".
Fusilamientos junto a la Macarena
El mural de la polémica, del que todos hablan, no tiene desperdicio. Inspirado en los primeros compases de la guerra civil, la obra cuenta, desde el singular prisma del autor, el fusilamiento de republicanos junto al arco de la Macarena, por parte de un grupo de guardias civiles liderados por falangistas. Los del bando republicano, caen en un charco de sangre emulando los fusilamientos del 2 de mayo.
Junto a ellos aparece el general Queipo de Llano, borracho, dando la orden de fuego, "bendecido" por el cardenal Spínola (había fallecido en 1906) que, junto a la jerarquía eclesiástica, miran hacia otro lado, hacia un paso de Semana Santa, nazarenos y hasta un "armao" de la Macarena.
El autor, Antonio Garrido, " se quedaría a gusto" comenta a El Confidencial Autonómico uno de los padres que cada día acude a recoger a sus hijos. Porque este padre, junto con alguno más, es guardia civil. "Esto no lo he visto ni en Rentería", dice, visiblemente incómodo". "Mi hijo -explica- me ha preguntado si los guardias civiles matan a la gente".
Desde que el mural quedó inaugurado, con el beneplácito de la dirección del centro y las autoridades educativas de la Junta de Andalucía, la polémica se ha instalado entre los padres, que discuten sobre política a las puertas del centro, discusiones que los guardias civiles eluden.
"El problema nos afecta en lo personal. En el instituto, todos saben quienes son hijos de guardias civiles, lo que sitúa a los niños ante un panorama que no han sufrido ni en el País Vasco", explican.

(el confidencial digital- 17-2-2014)