TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 4 de enero de 2015

LA REINA ISABEL

LA REINA ISABEL


La serie sobre esta reina que tanto éxito ha tenido es de la escasas de la televisión merece la pena seguir. De manera especial la primera parte sorprendió a todos por la sinceridad con que estaba realizada, con la ambientación tanto en los interiores como en las escenas del exterior, de manera destacada el acuerdo de Los Toros de Guisando, espacio que se encuentra a muy pocos minutos de Torrijos. 

Isabel es uno de mis personajes históricos favoritos, con sus muchas virtudes y sus algunos defectos. 
El único defecto que puedo poner a la serie es el modo en que normalmente se comporta la reina, pues nos la presentean casi siempre muy enfadada, con el ánimo siempre dispuesto al gesto adusto. Su forma de comportarse es de una energía inusitada, sus enfados son tremendos y los gestos con que se hace obedecer no son los de una católica que la quieren hacer santa.
Otro defecto de la serie, ya son dos y no uno, es la ausencia de nuestro Gutierre de Cárdenas en las últimas series, pues si en la primera tuvo un cierto protagonismo, cuando llegan las seguientes desaparece de forma repentina y sin que tenga explicación. Gutierre de Cárdenas siempre permaneció al lado de "su" reina, la siguió a todas partes, excepto cuando le encargaba algún asunto de importancia. Parece ser que todo se ha debido a que el actor exigió una serie de ganancias que la empresa no estaba dispuesta a dar. 
Isabel fue una gran reina, tal vez la unión con Fernando hizo que su grandeza aumentara pues la compenetración de ambos hacía más grandes a los dos.
Tuvo Isabel grandes virtudes, pero también ciertos defectos:
1) llegó a ser reina siendo su sobrina la legítima heredera.
2) introdujo la Inquisición
3) expulsó a los judíos
4) expulsó a los moriscos
5) se casó con engaño y sin el permiso del rey Enrique, su hermano
6)la bula papal autorizando la boda con su primo era falsa
7)se coronó reina en Segovia sin esperar a su esposo 
8) obligó al bautismo en Granada de los musulmanes
9) Tenía tendencia a perder el control 
10) Era muy discutidora y le gustaba llevar la contraria. 

Hay interés en ciertos sectores por llevarla a los altares, pero creo que será imposible. Si después de tantos siglos no se ha conseguido, difícilmente se logrará.
Toda esta introducción es como consecuencia de que acabo de leer un libro sobre esta reina, libro que en principio lo vi con ciertas reservas y cautelas. Tanto lujo de papel, tanta imagen con colores, así como los capítulos divididos en sus estancias me producía una cierta desazón pensando si me habría equivocado. Pero no. El libro se lee con agrado, pues la autora se transforma en Isabel realizando el trabajo cual si ella fuera la reina. La primera persona le da un aire de saber entrar en la personalidad de la reina y he de decir que no me ha decepcionado. Uno recorre todos los lugares por donde se desarrollaron las principales escenas de su vida. Y la autora,   Teresa Cunillera, lo hace de manera inteligente, sin adentrarse en problemas de interpretación histórica, mostrando una escritura sencilla, con lenguaje accesible a todo el mundo. Pero, claro, al estar escrito en primera persona Isabel siempre justifica todas sus actuaciones, buenas o malas. Es lo malo de escribir una biografía en primera persona: el autor siempre justifica su actuación y sabe perdonar sus posibles errores.
Aconsejo su lectura para quienes deseen ampliar el conocimiento de uno de los personajes más llamativos de la Historia de España. No decepcionará, pues es accesible a todo tipo de lector.