TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 19 de junio de 2016

RONALDO



John Carlin (El País)
Le han dado duro al pobre Cristiano Ronaldo en la prensa europea y las redes sociales esta semana. Los ingleses, los alemanes, los franceses, todos diciendo lo mismo: que el portugués es un insoportable chiquillo malcriado por haber dicho aquello, después del empate de su selección contra Islandia, de que el rival tenía “mentalidad pequeña” y que no iba “a hacer nada en la competición”.
La verdad, claro, es que la mentalidad de la selección islandesa estuvo acorde con sus posibilidades. En cuanto a eso de no hacer nada, bueno, para un país como Portugal la ambición tiene que ser ganar la Eurocopa; para Islandia el mero hecho de haber llegado por primera vez a la fase final de un gran torneo internacional ya es victoria suficiente. Arañarle, encima, un empate a un equipo con la tradición y el talento de la selección que lidera Ronaldo fue la hazaña más épica en la historia del país desde que Leif Eriksson descubrió América.
Ronaldo no lo entendió. La mentalidad pequeña la tiene él. Hay que reconocerlo: nunca en la historia del fútbol hubo alguien que combinase tanta grandeza como jugador con tanta ridiculez como persona. Ronaldo es la mejor prueba que existe de que uno puede ser rico, guapo y famoso, e incluso que uno puede llegar a la cima de ser considerado el segundo mejor jugador del mundo y, al mismo tiempo, ser un pobre tipo. Por más que se rodee de Ferraris y de Rolls-Royces y de supermodelos no está en paz consigo mismo y, en el fondo, no es feliz.……