TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 22 de septiembre de 2013

NUEVAMENTE CATALUÑA


NUEVAMENTE CATALUÑA


Artículo aparecido recientemente y que por su interés reproduzco.

Muñoz Machado: “Escocia y Quebec se parecen a Cataluña como un huevo a una castaña”

El catedrático Santiago Muñoz Machado desmonta las comparaciones de los nacionalistas catalanes.

MARIANO ALONSO 
 "¿Debería Escocia ser un país independiente?" En un año los escoceses contestarán a esa pegunta en un referéndum convocado por el Gobierno del nacionalista Alex Salmond tras un pacto con el primer ministro británico, el conservador David Cameron. Consultas parecidas se han celebrado por dos veces en la región canadiense de Quebec, en 1980 y 1995. Ambas con resultado negativo para los secesionistas. A los precedentes escocés y canadiense se remiten siempre los nacionalistas catalanes. No en vano, la pretensión de CIU y ERC es celebrar el referéndum sobre la independencia el año que viene, coincidiendo con Escocia.
Pese a las aparentes similitudes, la realidad histórica y política de los tres territorios dista de parecerse. Así lo señala en declaraciones a Libertad Digital Santiago Muñoz Machado, recientemente elegido académico de la RAE y una de las voces más autorizadas en España en materia de modelo de Estado: "Lo que han hecho los nacionalistas catalanes es poner como ejemplo cualquier territorio que haya solicitado u obtenido la independencia, con total desconsideración de las circunstancias políticas, históricas o sociales. Lo mismo les da, en ese sentido, Groenlandia que Kosovo. Escocia y Reino Unido siempre han sido reinos separados con su propio parlamento y en 1707 mediante un acuerdo internacional se unificaron ambas cámaras. No hay ningún obstáculo para disolver ese acuerdo de hace tres siglos ente dos partes independientes. Lo mismo en el caso de Quebec, que se parece a Cataluña como un huevo a una castaña. Fue una colonia francesa que perdieron en guerra con los indios y que a finales del XVIII se incorporó al norte de América bajo dominio inglés. Es un territorio colonial incorporado bajo un pacto y, de nuevo, con una Constitución que impide ese tipo de consultas. No hay parangón histórico ni legal posible"
Situados en el caso estrictamente español, Santiago Muñoz Machado recuerda cómo "la historiografía franquista trató a Cataluña con una cierta desconsideración por su papel en la historia" lo que no puede justificar, añade, la revisión de esa historia que ahora llevan a cabo los historiadores del nacionalismo que "han llegado a la solución contraria, que es inventarse hitos de la historia catalana que no tienen nada que ver con la realidad. Lo cierto es que Cataluña no ha tenido en los últimos quinientos años un estatus de independencia ni del Reino de Aragón ni de España como tal. Siempre ha sido un territorio integrado, sin perjuicio de su autonomía propia, que no se perdió ni con los decretos de Nueva Planta. El centralismo absoluto llegó en 1812 con la Constitución de Cádiz, sin mucha oposición de los catalanes, que participaron en el debate".

La extensión del modelo catalán


En su libro Informe por la extensión de las mismas competencias, por ejemplo la de legislar, a regiones como Murcia, La Rioja, Cantabria o Asturias, de extensión y población mucho menor que otras como Andalucía o la propia Cataluña. Además de su conocimiento teórico, Muñoz Machado trabajó en el Ministerio de la Presidencia durante los primeros años de Adolfo Suárez en La Moncloa. Y con esa experiencia a cuestas señala que "probablemente el café para todos era inevitable, lo que se ha hecho mal es llevar la organización del Estado a una igualación absoluta. Y lo cierto es que no se cumple la Constitución. Por ejemplo, Cataluña ha decidido ya no cumplir la reforma de la Ley de Bases de Régimen local. Son independencias de hecho, no se trata de una anécdota"
En su libro Informe sobre España editado el año pasado por Crítica, Santiago Muñoz Machado, catedrático de Derecho Administrativo por la Universidad Complutense de Madrid, señala al Título VIII de la Constitución como el germen de muchos de los males actuales de la organización territorial de España. Fundamentalment