TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

jueves, 10 de enero de 2013

COMO PEDRO Y EL LOBO


COMO PEDRO Y EL LOBO


ARTÍCULO TOMADO DE "EL SEMANAL DIGITAL"

Benjamín López
Los médicos y el PSOE pierden la guerra sanitaria en Madrid
Da la impresión de que los sanitarios están jugando de farol, que han lanzado un órdago, que la Consejería se lo ha aceptado y que ahora tratan de recoger velas sin saber muy bien cómo. 
Los médicos madrileños han perdido la guerra, su guerra en defensa de su convenio colectivo disfrazada de defensa de la Sanidad pública.
Los médicos madrileños han perdido la guerra, su guerra en defensa de su convenio colectivo disfrazada de defensa de la Sanidad pública. Y están muy cerca también de perder la dignidad, especialmente los directores de centros de salud que, como en el cuento de "Pedro y el lobo", amagan una y otra vez con dimitir, pero que se aferran al sillón como a un clavo ardiendo. Ahora resulta que las cacareadas dimisiones de directores de ambulatorios se limitan a 99 de 270 y que, además ni siquiera se van sino que anuncian su "posible renuncia" cuando se publique el pliego de condiciones de las privatizaciones de centros de salud y hospitales.

Sinceramente, da la impresión de que están jugando de farol, que han lanzado un órdago, que la Consejería de Sanidad se lo ha aceptado y que ahora tratan de recoger velas sin saber muy bien cómo. El consejero Fernández-Lasquetty, que está demostrando gran determinación y valentía, tiene una ocasión de oro para hacer una buena limpia, cortar por lo sano y cesar inmediatamente a los que amenazan con dimitir. Algo parecido a lo que hizoReagan con los controladores aéreos que se pusieron en huelga bajo su mandato y que fueron todos a la calle, sustituidos por militares.

Si yo fuera el consejero les decía, "señores, no esperen mas, no den vueltas a lo de su dimisión, el problema se lo doy yo resuelto. Quedan todos automáticamente destituidos, entre otras cosas por pérdida de confianza". En diez minutos tendría sustitutos para esos puestos y aquí paz y después gloria. Así que, una vez perdida la guerra, los médicos solo tienen, a mi juicio, dos salidas para mantener lo que les queda de dignidad a salvo; o dimiten ya de verdad, o firman una rendición incondicional como hicieron los japonenes en el acorazado USS Missouri para poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Claro está que en una guerra, gane quien gane, al final hay bajas y daños colaterales en los dos lados. Así que los médicos, que tanto dicen defender a sus pacientes, pueden presumir de no haber logrado mover ni un ápice la postura de la Comunidad de Madrid pero, por contra, sí de haber dejado en la cuneta a 50.000 pacientes que se han quedado sin consulta y a 6.500 más que han visto aplazada su operación, a la que seguramente llevaban semanas o meses esperando. ¡Bravo! Y todo por una gran mentira como es la de la privatización de la Sanidad pública en Madrid que va a seguir siendo igual de pública, universal y "gratuita" que hasta ahora y, con toda seguridad, más barata.

Y digo esto no porque tenga sesudos y minuciosos estudios de los costes sanitarios, sino por una mera cuestión lógica. Supongo que todos estaremos de acuerdo en que la Comunidad de Madrid, como principal objetivo, quiere reducir el déficit de las cuentas públicas a toda costa, porque considera que es bueno y sano para el futuro económico de la Región y porque, le guste o no, no le queda otro remedio que hacerlo. Pues bien, para lograr ese objetivo tiene que ahorrar en todas las partidas posibles, por supuesto también en la sanitaria, que es, junto a la de Educación, la más elevada. ¿Alguien puede explicar cómo es posible entonces que la Comunidad tire piedras contra su tejado y, como dicen los médicos, cambie un modelo más barato (el público) por otro más caro (el privado)? La cosa está muy clara, creo yo.

Lamentable es, a mi juicio, que los facultativos mientan y digan defendernos a todos cuando lo que hacen es defenderse a sí mismos. Pero más lamentable aún es que el PSOEparticipe y alimente esta gran mentira sobre el futuro de la Sanidad pública. Lo lleva haciendo desde el inicio de la huelga y lo ha vuelto a hacer, hace unas horas, el secretario de Organización socialista.

Óscar López, decía que su partido "está con los médicos", que "el PSOE siempre ha defendido el modelo de Sanidad pública de este país y va a defenderlo hasta el final", "porque ahora es Madrid, pero mañana pueden ser otras Comunidades Autónomas". Lópezha demostrado ya en alguna sonada ocasión que de memoria no anda muy bien y por eso habría que recordarle que en Andalucía, donde gobiernan ellos desde el principio de los tiempos, hay 17 hospitales privados dentro de la red sanitaria pública desde hace más de una década y que solo el año pasado, según datos de la propia Junta, atendieron 390.000 consultas y 144.000 urgencias y practicaron 62.000 intervenciones quirúrgicas sin que nadie hablase del final del sistema público de salud.

Un servidor y creo que mucha gente comenzamos a estar ya cansados de la pretendida superioridad moral de la izquierda y de la diferente vara de medir que se utiliza para juzgar sus medidas frente a las que toma la derecha. Señores del PSOE, déjense de demagogias, de populismo, de meter miedo a la gente, y velen ustedes por el interés de los madrileños, a los que la experiencia demuestra que no es tan fácil engañar. Fíjense en los resultados de su partido en Madrid en los últimos lustros y se darán cuenta de que es así.