TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 4 de enero de 2013

NAVIDAD

No sé si la Navidad ha evolucionado o si quien ha evolucionado he sido yo. Tal vez, seguro, que hemos sido los dos. Pero ni esta Navidad es la que yo recuerdo de niño, ni la que viví más tarde. Esta Navidad no es la que debería ser.
     Salgo a la calle y no veo alegría. No hay grupos recorriendo las calles cantando villancicos al son de la pandereta y de la botella de anís. No hay alegría, o tal vez se esconde en las viviendas. Solo se divierten algunos jóvenes que alquilan una nave comercial y allí van bailar y tomar copas. Es una diversión aburrida. Pero son jóvenes y con cualquier cosas lo pasan bien.
     Afortunadamente, aún las familias se reúnen para cenar los días 24 y 31, y se cantan algunos villancicos, los de siempre, claro.
     Y lo de formar el belén, con las diferentes figuritas raras veces se ven. Solamente el Misterio, con cuatro de ellas.
     Menos mal que la familia nos reunimos, y aún mantenemos la tradición del turrón y el mazapán.
      Vamos que no somos lo mismo ni los mismos.
     Por cierto, acabo de cumplir los 74 años, es decir que mi vida llega a una situación preocupante, aunque me encuentre en perfecto "estado de revista", como decíamos en la "mili" (otra cosa desaparecida).
     Espero que quien lea este artículo sea muy feliz.