TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

jueves, 28 de junio de 2012

GRATIS TOTAL

    Queremos parques hermosos, zonas de recreo con juegos infantiles, con miles de árboles, arbustos y flores que necesitan un riego constante, pero que nada tengamos que pagar.
No queremos pagar por nada. Queremos que todo se gratis. Y España no puede permitirse el lujo total de que la sanidad sea "absolutamente" gratis, que los médicos sean gratis, los hospitales gratis, las medicinas gratis, los abortos gratis, las ligaduras de trompas gratis, los cambios de sexo gratis, la vasectomía gratis, los anticonceptivos gratis.            
   Quieren los extranjeros, que todo sea gratis, que los residentes traigan a sus familias para operarse gratis, para una vez realizada la operación regresar a su país.
    Queremos que la enseñanza sea gratis total: que los profesores no cuesten nada, que las matrículas sean gratis, que los libros sean gratis, que los ordenadores sean gratis, que los viajes a ciudades culturales sean gratis, que nos den comida gratis y ropa gratis.
   Queremos que las autopistas nos salgan gratis, que los viajes en tren y autobús sean gratis para los mayores; que los autobuses urbanos sean gratis para los pensionistas, lo mismo que las entradas a teatros, cines, conciertos, toros, fútbol, museos y a todas partes, incluidos los viajes a la playa, o a la montaña, o a Canarias o Mellorca. Todo gratis: viajes culturales y viajes de recreo. No nos conformamos con ir, sino que queremos que sean gratis total.
     Todo gratis, que no paguemos nada por nada. Queremos que los ayuntamientos nos ofrezcan espectáculos gratis, conciertos en las plazas, conciertos en los auditorios, conciertos de Año Nuevo,  recitales, exhibiciones de bailes, clásico y popular;  proyección de películas, préstamos de libros, excursiones culturales, exposiciones gratis, representaciones de teatro gratis. Todo gratis para el pueblo, sin que el pueblo participe en nada en el pago de tantos espectáculos que anualmente se presentan con cargo al presupuesto de los habitantes.
   Queremos que los ayuntamientos, las diputaciones y los gobiernos regionales paguen los gastos de la actividad deportiva, que las piscinas sean gratis, que los polideportivos no cuesten, que las pistas de tenis, pádel, frontenis, boleybol, los campos de fútbol sean gratis total. Y pronto pediremos que nos den bicicletas gratuitas. O motos, o coches para practicar esos deportes. Menos mal que los aficionados a la pesca no piden que tengamos un río o un pantano para realizar esa práctica deportiva. Pero todo se andará.
   Queremos que los aparcamientos sean gratis, que no haya zona azul, que podamos circular sin pagar el "número" del coche; queremos que recojan la basura sin pagar nada, lo mismo que nos traigan el agua gratis total; que nos asfalten las calles sin abonar un euro; que tengamos iluminadas las calles sin poner nada de nuestra parte; que se limpien las colectores, las alcantarillas sin pagar nada; o que se barran las calles sin tener que abonar nada.
   Queremos que nos hagan pantanos, autopistas, carreteras, buenas comunicaciones por tierra, mar y aire sin que nuestros bolsillos se resientan. Que nos lleven de un lado a otro sin pagar.
   Los mayores quieren, queremos, un hogar con todas las comodidades, con precios reducidos, que los ayuntamientos paguen todo para la diversión y entretenimiento, suponiendo en ocasiones unos gastos enormes para las arcas municipales. Queremos que nos cuiden los pies el podólogo gratuitamente; que el peluquero nos embellezca; que se nos de una cesta por Navidad; que tengamos especialistas en bailes, en gimnasia, que nos den actividades de todo tipo y que nos salgan gratis total.
   Y  los jóvenes quieren actividades diversas de forma gratuita, excursiones, montañismo, cursos de fotografía, entretenimientos abundantes. Y también quieren una vivienda absolutamente gratis.
   Y no puede ser de esa manera a menos que nuestra demagogia alcance alturas siderales y nos creamos que España, Castilla-La Mancha y Torrijos nadan en la abundancia.
   Hoy solamente es gratis el pensar.