TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 17 de febrero de 2013

LOS GOYAS

LOS GOYAS

Afortunadamente este año la gala de los Goyas no ha tenido la virulencia de otras veces, aunque ha habido algunas personas que no han podido evitar mostrar su lado siniestro, es decir  izquierdoso. 
     Me ha llamado la atención y aplaudo que el premio de Goya de Honor haya ido a Concha Velasco. Estoy seguro que su actitud de alinearse con los de la ceja le ha hecho arrepentirse más de una vez, pues fue una tontería que hizo en momentos de comprometerse con el gobierno de entonces y con la serie de los autodenominados "creadores". Una pena su actitud de entonces, que no ha vuelto a repetir y que su arrepentimiento por aquel gesto haya resultado verdadero.
     Por lo demás, estoy de acuerdo que con ese galardón con esta actriz que tan buenos ratos nos ha hecho pasar a quienes pertenecemos a su generación.
     La sorpresa me he llevado con Maribel Verdú, persona que me cae estupendamente, por su belleza, naturalidad y muestra de serena juventud. Pero el haber aprovechado la ocasión de hablar de ricos y pobres no parece que haya sido lo mejor de su intervención. Tal vez se haya dejado llevar del momento y ofrecer al público un momento de demagogia. Por lo demás es una persona por la que siento una especial debilidad.
      Hubo, sin embargo, diferentes intervenciones que no desaprovecharon la ocasión para hacer su política siniestra. El presidente de la Academia, Enrique González Macho, realizó un discurso muy duro, especialmente en cuanto a la subida del IVA se refiere, así como en los recortes de RTVE.
          Candela Peña, premio a la actriz de reparto, llegó a decir que la sanidad pública había matado a su padre, pues no había ni mantas, ni agua y tenían que llevarla en botellas para que pudiera beber, lamentando la educación pública que iba a tener su hijo, mendigando trabajo para poder dar estudios a su hijo. Un bodrio político, vamos.
       El de siempre, ya saben, Javier Bardem, el más rojo de los rojos bermejos, fue canalla al máximo, premiado por producir una película sobre el Sahara. Afirmó: "En el Sahara no se puede hacer recortes en hospitales como aquó, porque no los hay; no se puede cerrar escuelas como aquí porque no las hay; y no se puede echar a la gente de sus casas porque los echaron hace 35 años".
     No se aplaudió cuando se premió a la película de animación "Las Aventuras de Tadeo Jones", cuando uno de sus productores dio las gracias al presidente de Intereconomía, Julio Ariza, por haber dado  un apoyo enorme y haber apostado por la película desde el principio. Claro citar a Intereconomía en un nido de buitres rojos era demasiado.
     Por lo demás mucho hablar de recortes, pero el público asistente no recortó gastos a la hora de vestir con ropa de miles de euros, de firmas carísimas (ARMANI, NINA RICCI, DIOR, GUCCI, AMAYA ARZUAGA, LORENZO CAPRILLE...), de peluquería millonaria y maquillaje lleno de dinero. Estas personas son reivindicativas para los demás, pero el ejemplo que dan ellos es vergonzoso. 
     Solo hubo dos valientes que sabían lo que les esperaba: el citado que se atrevió a nombrar a Julio Ariza, y el ministro de Educación, que sabiendo lo que le esperaba no tuvo miedo a las palabras. Los demás estaban escondidos en las ratoneras.






REIVINDICATIVA VERDÚ CON DIOR