TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

lunes, 18 de enero de 2016

GUTIERRE DE CETINA (1520-1557)
Escribió un cancionero dedicado a una mujer cuya belleza lo cautivaba, en el que figura un madrigal que ha trascendido espacio y tiempo, el cual hace alusión a sus ojos claros y serenos. Y fue el amor quien le quitó la vida años más tarde en México, cuando un hombre celoso lo mató cuando estaba en la ventana charlando con la amada. El poema A UNOS OJOS no ha cesado de estar en boca de todo enamorado.

A UNOS OJOS

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?
Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquél que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.
 .................

NO MIRÉIS MÁS

No miréis más, señora,
con tan grande atención esa figura,
no os mate vuestra propia hermosura.
Huid, dama, la prueba
de lo que puede en vos la beldad vuestra.
Y no haga la muestra
venganza de mi mal piadosa y nueva.
El triste caso os mueva
del mozo convertido entre las flores
en flor, muerto de amor de sus amores.