TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 11 de marzo de 2016

¿AHORA QUÉ...?



¿AHORA QUÉ…?
En  unas declaraciones de Julio Anguita (aquel de “Programa, programa”) manifestaba que en caso de volver al Congreso les diría "¿ahora qué, hijos de puta?". Nos imaginamos lo que sucedería si esas palabras las pronunciara Aznar o cualquier otro político liberal conservador. El escándalo sería mayúsculo:
 ¡¡¡ facha, cabrón, nazi, fascista!!! Y no digo nada si quien lo hubiese pronunciado hubiera sido Rajoy, el parlamento se habría venido abajo. Las emisoras de radio, especialmente la SER; las cadenas de televisión, especialmente la Sexta o la Cuatro arderían de odio. Y si fuesen algunos medios periodísticos sucedería algo semejante.
Ya se sabe que la gente de izquierdas puede pronunciar los términos que le vengan en gana, insultar con los insultos y denuestos más incalificables. La izquierda tiene patente de corso para insultar sin que nadie ni ningún medio le llame mal hablado y le corrija las expresiones o le diga que esas palabras o término no son adecuados para un parlamentario.
¿Se imaginan que un político del PP se morreara en el Congreso con otro político próximo a su ideología? El alboroto sería espectacular; el festín informativo sería de los que hacen época. El Pequeño Wyoming crecería; García Ferreras echaría baba de gusto; Ana Pastor le despellejaría.
Mientras los actos de uno son bromas sin importancia, esos mismos comportamientos de otros son repugnantes, mugrientos, impresentables en un político. Si Rajoy hubiese acusado a Felipe González de ser el jefe del GAL y haber abrasado en cal viva a alguien, los medios, todos, todos, todos se habrían echado sobre él para asestarle los palos jamás dados a político algunos. Pero como lo ha dicho un niñato asqueroso de izquierda extrema, un ser turbio y con la boca llena de expresiones impolíticas, soeces e impúdicas pues todo se le perdona, y se dice que es libertad de expresión. Y el presidente del Congreso calla y nada le dice.
Anguita diría las palabras arriba escritas "¿ahora qué, hijos de puta?".