TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 25 de marzo de 2016

SONETOS




 Un Viernes Santo merece recordar la muerte de Cristo. Por ello presento dos bellos sonetos, uno de Lope de Vega, verdadero maestro del soneto, con numerosos escritos religiosos.
   Otro soneto es uno de los más conocidos de la literatura española. Parece ser que fue escrito por Antonio de Rojas, pero mejor será dejarlo como anónimo. Es, tal vez el soneto que todo el mundo ha escuchado alguna vez, y que tiene una belleza pocas veces (o ninguna) lograda.


LOPE DE VEGA
SONETO


Pastor que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño,
Tú que hiciste cayado de ese leño,
en que tiendes los brazos poderosos,

vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño,
y la palabra de seguirte empeño,
tus dulces silbos y tus pies hermosos.

Oye, pastor, pues por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres.

Espera, pues, y escucha mis cuidados,
pero ¿cómo te digo que me esperes,
si estás para esperar los pies clavados?
    ...........................

ANTONIO DE ROJAS (1585-1650)

Soneto a Cristo Crucificado



No me mueve mi Dios para quererte

el cielo que me tienes prometido,

ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte.



Tú me mueves, Señor, muéveme el verte

clavado en una cruz y escarnecido,

muéveme ver tu cuerpo tan herido

muévenme tus afrentas y tu muerte.



Muéveme, en fin, tu amor, en tal manera,

que aunque no hubiera cielo yo te amara

y aunque no hubiera infierno te temiera;



No me tienes que dar porque te quiera,

porque aunque cuanto espero no esperara,

lo mismo que te quiero te quisiera.