TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 4 de marzo de 2016

LA VIDA POLÍTICA ESPAÑOLA


LA VIDA POLÍTICA ESPAÑOLA


La vida parlamentaria, en todos los parlamentos, se está convirtiendo en un centro de indecencia verbal. Las expresiones soeces, toscas y de una ordinariez sin límites hace que el españolito de a pie se sienta lleno de zozobra y desasosiego ante frases tan chabacanas y cerriles que hacen pensar que nuestros representantes son incapaces de mostrar el menor signo de educación parlamentaria. Representantes que llaman al presidente del gobierno “indecente” ante millones de espectadores es de una gravedad jamás vista en la vida social española.

     Que un parlamentario acuse a un ex presidente del gobierno de haber sido el responsable de la organización de los GAL y haber quemado en cal viva a un ciudadano, es una imputación que alcanza lo delictivo, cuando lo más sencillo es ir al juzgado de guardia y presentar una denuncia por semejante acto criminal. Pero el chiquillo que pronuncia semejante acusación no merece estar representando a varios millones de españoles que se sienten avergonzados de tener un representante de semejante calidad política.
     Y que un parlamentario se atreva a llamar “golfos” a un grupo político en la asamblea de Madrid y se niegue a retirar esas palabras indica la categoría moral, educativa y política de semejante individuo. Pero cuando nos enteramos de que pertenece al mismo grupo que usa el idioma español para utilizarlo de semejante estilo verdulero (con perdón para ese grupo trabajador) indica a la altura que hemos llegado en la vida política española.

Y el colmo es la desvergüenza de ver cómo dos diputados nacionales se morrean ante todo un mundo de espectadores de televisión, y ante un parlamento que ha descendido a las cloacas más inmundas que imaginarse puedan. Y siempre son los mismos, los representantes de una extrema rabiosa, energúmena, delirante y llena de odio hacia todo lo que no represente su ideología dictatorial.
     Y si nos desplazamos a la periferia mediterránea, a esa tierra tan llena de virtudes y de belleza, como es Cataluña, nos encontramos con actitudes casi delincuentes de los representantes de ese pueblo tan lleno de virtudes y de personajes que han dado gloria a la cultura española en tantos aspectos, pero que ahora vuelven chabacano a este mismo pueblo, pues se atreven a desobedecer la sentencia del Tribunal Constitucional indica hasta donde hemos llegado en la vida política española.
Afortunadamente no todos los grupos son de estilo tan agraz, de inmadurez política y personal.
Esperemos que todo esto no nos lleve a situaciones peligrosas y que encontremos en la calle las revueltas que nos lleven adonde nadie desea.