TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 8 de enero de 2012

LA EDAD

LA EDAD

Según un estudio publicado en el British Medical Journal, las capacidades del cerebro, como la memoria, el razonamiento y la comprensión, pueden empezar a deteriorarse a partir de los 45 años.
Pues, hombre, la verdad es que me he sentido un poco deprimido ante esta noticia. 
 El día 2 del este mes cumplí 73 años, lo cual quiere decir que si comenzó a deteriorarse mis capacidades de comprensión y razonamiento hace 33 años debería encontrarme ahora en una situación intelectual de casi cero. Pero, afortunadamente, no es así.
     ¿Y qué me dicen de las personas que tienen 90 años y razonan, calculan y recuerdan todo lo recordable? Conozco en Torrijos a una persona de 93 años que supera en capacidad de raciocinio a muchas personas que tienen menos de la mitad de años. Es impresionante la manera en que se expresa, la memoria visual que tiene, pues reconoce a todos los que ve con una facilidad asombrosa.

   
    El historiador Luis Suárez, uno de los grandes especilalistas del mundo medieval español, con una edad próxima  a los 90 años es capaz de dar conferencias, escribir libros de muchos centenares de páginas y asistir a las reuniones de la Academia de la Historia con más asiduidad que otros académicos mucho más jóvenes.
    No cabe duda que el estudio puede haberse realizado con todos los componentes de la mayor garantía científica, pues durante un período de 10 años, a partir de 1997 se estuvo trabajando con 7.000 individuos (5.198 hombres y 2.192 mujeres).
    Es cierto que la capacidad física disminuye considerablemente a partir de los 30 años, lo cual se comprueba en los deportistas profesionales, pues a partir de esa edad vemos que desaparecen la mayoría como deportistas de elite. A partir de los 35 son escasímos los que permanecen, excepto porteros de fútbol o jugadores de beisbol. Hay jugadores de ajedrez que demuestran que a los 70 años son capaces de participar en torneos de primera categoría, aunque no son muchos, es cierto.
    Así, pues, aunque sea un estudio serio el realizado por la mencionada institución hay que tomarlo como un estudio y no como una realidad absoluta.