TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

martes, 10 de enero de 2012

ODIOS A GARZÓN

ODIOS A GARZÓN

Por el camino que va la justicia, el juez estrella Garzón se va a quedar sin poder ser juzgado. ¿Las causas? porque todos los magistrados le odian, según él. 
    Todos los días aparecen por parte de la defensa la recusación a los jueces que aparecen en el tribunal que debe juzgarle. Todos le odian, dice Garzón. Todos sienten por él un odio feroz, unos porque son "fachas", otros porque no lo son pero son amigos de los fachas. Otros porque en una ocasión le contradijeron en opiniones dadas; otros porque Garzón intervino en el proceso del GAL; otros son recusados porque es amigo de Camps; otros porque abrió una causa general contra el franquismo. Un caso curioso es la recusación porque hace 12 años manifestó que no le gustaban los jueces estrella, dándose por aludido con la palabra "estrella". Otro  siendo "progre" es recusado por ser amigo de su enemigo; otro es recusado porque le criticó las maneras de escribir en la prensa; a otro le recusa porque investiga el caso del banco de Santander; otro porque en una ocasión habló mal de él... Otro porque... Así hasta el infinito.

    Todos los jueces están en contra de Garzón, su victimismo es apabullante, todos tienen algo contra él; todos le odian por una u otra razón. Su estrategia es recusar a todos los que tengan la más mínima posición, real o supuesta, contra él. Nadie, se ve, no es imparcial. Está claro que lo único que desea es prolongar "ad infintum" el proceso, hasta encontrar a unos jueces que le sean absolutamente fieles. Entonces el proceso será el inverso, pues se les recusará por amistad manifiesta con Garzón.
    La estrategia es clara: alargar, alargar y alargar el proceso. Pero él sabe que la justicia es lenta, pero al final cae sobre el culpable o libera al inocente.
    Lo curioso de este caso esperpéntico  es que al acusar de falta de independencia a tantos magistrados, el único que de verdad no es independiente es Garzón, el cual se presentó a las elecciones en lugar privilegiado en Madrid, siguiendo a Felipe González. Y, además, ocupó un puesto importante en su gobierno.