TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 5 de octubre de 2012

POLÍTICOS Y JUECES


   

POLÍTICOS Y JUECES

     Que la política y los políticos están desprestigiados por diversas causas está fuera de toda duda. Los políticos llevan así desde que la historia comenzó a tener dirigentes. Todos recordamos a quienes gobernaban Grecia y Roma y se quedaban con enormes riquezas. Y lo mismo cuando el duque de Lerma se apropiaba de inmensas extensiones de tierras y de viviendas; o el conde-duque de Olivares, o... 
     Pero también ha habido numerosos políticos que se han entregado por la causa del bien común. No hay más que echar una mirada a los miles de concejales que diariamente luchan por sacar a su pueblo adelante sin recibir nada a cambio, nada más que disgustos y comentarios negativos de los vecinos.
       Mas habremos de reconocer que han sido elegidos por el pueblo, lo que es una razón para que se les respete y no se meta en el mismo saco a todos.
      Recientemente un juez de la Audiencia Nacional ha dado ocasión a que su postura ante el caso del "asalto" al Congreso de los Diputados tomara una postura política y se atreviera a juzgar como "decadente" a la clase política actual. 
     Tal vez sea la justicia junto a los políticos las profesiones más desprestigiadas. Si los políticos hacen política en sus manifestaciones es lo más normal del mundo. Pero que los jueces hagan política con sus decisiones es algo que clama al cielo.
     Ya sabemos que el Tribunal Supremo y el Constitucional toman decisiones, muy frecuentemente, de acuerdo con la postura política del demandante. Y antes de dictar sentencia ya sabemos el resultado.
     Si los políticos están elegidos por los votantes, no así los jueces a quienes se les nombra mediante unas oposiciones. Por ello se les exige que sean ecuánimes en sus decisiones. Pero nos encontramos con jueces como Pedraz o Garzón que sentencian o han sentenciado de forma que llama mucho la atención a la población, o que retienen los casos, o que demoran las decisiones.
      Solamente la justicia está más desprestigiada que la política. Pues si de los políticos esperamos decisiones políticas, de los jueces esperamos sentencias ecuánimes, rápidas y bien razonadas. Cosa que normalmente no sucede en la Audiencia Nacional, en el Tribunal Supremo y en el Tribunal Constitucional. ¿Las razones? porque no son independientes ya que han sido elegidos por los políticos, y así no se puede ser justo, ya que están pendientes de la renovación del cargo mediante la votación del Congreso y del Senado.
       Cuando un juez incluye en sus razonamientos interpretaciones u opiniones subjetivas calificando a los políticos ese juez ha perdido toda garantía de imparcialidad.
       Por ello los españoles apenas se fían de la Justicia, porque los jueces son muchas veces políticos y sus sentencias son políticas.