TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

lunes, 29 de febrero de 2016

JM

 JESÚS MARÍA RUIZ-AYÚCAR

Un soneto consta de 14 versos, dos cuartetos y dos tercetos; o dos serventesios y dos tercetos, todos ellos de arte mayor o de once sílabas. Pero yo he preferido invertir el orden y poner primeramente los tercetos y a continuación los cuartetos. El soneto es el rey de las estrofas, al menos para mí. Es la composición poética más destacable, la que da mayores posibilidades expresivas y la que tiene una mayor dificultad en su composición. Pero cuando uno termina un soneto y se encuentra satisfecho la satisfacción es inigualable.


SONETO INVERTIDO

Sentado en el sillón de mis quimeras
renacen los recuerdos y delirios;
se reavivan los fallos y omisiones,


llamas que me calcinan como hogueras,
ensueños que no son sino martirios
de dolores, de gozos e ilusiones.


Sentado en el sillón de mis ardores
se me olvidan los triunfos y fracasos,
y por más que lo pienso y lo repaso
no recuerdo reveses ni clamores.


Sentado en el sillón de mis fragores
a veces los recuerdo paso a paso,
se agolpan cuando llega ya el ocaso
llenándose mi mente de temores.