TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 20 de abril de 2012

"LA CEJA" OTRA VEZ

LA CEJA OTRA VEZ

Los portadores de la "ceja" no se resignan al silencio, al suyo y al de los medios de comunicación. Siempre quieren estar de actualidad, quieren ser la actualidad. Cuando no es una huelga es una manifestación, o una protesta, un acto público, pero siempre por algo que tenga que ir contra el PP. O a favor de la izquierda.
     Llevaban un tiempo de silencio lo que no beneficiaba a la estética de la "ceja". Se encontraba alicaída desde la pseudo huelga general del pasado 29 de marzo. Y no se encontraban satisfechos. La sangre no hervía, lo que hacía que la ceja se encontrara caída. Lógicamente, entre los firmantes se encuentran los pseudo intelectuales, así autodenominados, Willy Toledo y la Pilar Bardem,  Belén Gopegui, y una serie de periodistas, profesores, economistas, organizaciones, todos personajes en busca de autor que les haga un favor de encontrarles trabajo. Mientras tanto a publicar manifiestos. En la foto pueden ver a los ceja, muchos firmantes del manifiesto.
     Y han vuelto a la palestra con un manifiesto a favor del "reconocimiento de todas las víctimas". Hasta aquí todo correcto y parece que hasta lleno de espíritu tierno.
      Pero si se sigue leyendo se ve el plumero que cubre la "ceja". Un plumero lleno de rencor, de odio por las verdaderas víctimas. Ya que se pide lo que llevan pidiendo los etrras desde hace tiempo: piden acercamiento de los presos etarras, libertad para los enfermos,  legalización de Sortu. Pero como siempre concluyen exigiendo la negociación con la banda etarra. 
     Cuando se llega al final del manifiesto nos damos cuenta de que cuando afirman lo de "reconocimiento de todas las víctimas" están identificando a las verdaderas víctimas del terrorismo con otras "víctimas", que deben ser los terroristas encarcelados, "víctimas" de la justicia.
    ¡Qué poca vergüenza! El descaro de estos es indignante. Quieren hacer lo que sea por estos marxistas del terror, pues son buenos que merecen un trato de favor.
    En fin. Ya saben: son iguales los muertos que sus asesinos.