TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

lunes, 30 de abril de 2012

RECORTES

RECORTES
Los recortes son pretextos para manifestarse en contra del nuevo gobierno del PP. Si no hubiese habido esos recortes habría dado igual. Las manifestaciones habrían salido a la calle. El caso es erosionar a este gobierno por un motivo o por otro.
     Cuando entró Rajoy a la presidencia se encontró con una España a la deriva, llena de deudas ocultas, de facturas sin abonar que alcanzan metros y metros de altura. Se había vivido durante siete años inmundos del gobierno nefasto de Zapatero a base de pedir préstamos y no pagarlos. Las deudas se iban acumulando con una alegría digna de la inconsciencia del peor gobernante que ha tenido España, junto con Fernando VII.
     Y algo semejante sucedía en Castilla-La Mancha. Cada vez que se abre un cajón aparecen nuevas facturas millonarias que por desidia de Barreda se fueron acumulando hasta llegar casi a la banca rota. Ahora han aparecido facturas sin pagar por valor de más de un millón de euros que se habían utilizado para realizar múltiples regalos innecesarios. Que se lo pregunten a Bono, que ha puesto a caer de un burro a Barreda por su mala gestión.
     El PSOE junto con los sindicatos han organizado una serie de manifestaciones para protestar por los recortes, así en general. Recortes que son actualización de las cuentas, pagos a los suministradores, reducción de cargos innecesarios, reducción de gastos suntuarios, etc. que el PSOE había manejado de una forma alocada y llena de irresponsabilidad.
    Estas manifestaciones han tenido la respuesta de la sociedad de una forma responsable, pues la asistencia no ha tenido la respuesta que se esperaba. El pueblo no es tonto y sabe que si no se llevan a cabo ciertas medidas correctoras España va a la banca rota. La asistencia ha sido exclusivamente a base de políticos y liberados sindicales, como siempre. La población de a pie, la población que es responsable no ha hecho caso a esta llamada. 
     Menos mal que los españoles son conscientes, responsables y llenos de sentido común. Sindicatos y compañeros no.