TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

viernes, 29 de marzo de 2013

OPINIONES

A veces las opiniones son exclusivas de una parte de la sociedad, los demás deben guardar silencio, so pena de que te expongas a los insultos, las expulsiones, los adjetivos más sangrantes y las expresiones más nauseabundas. Así que si opinas que coincida tu opinión con lo que pregona el lado siniestro.
     Si eres católico no debes exponer tus creencias ni defender sus postulados, pues los ateos o los agnósticos se te echarán encima y te crucificarán.
     No debes oponerte al aborto, o al divorcio, ni debes decir que es tu opinión, pues te maltratarán en todos los medios sociales. Tu opinión será tenida como la de un ser cavernícola.
     La libertad de expresión solamente debe ser para quien opina de una manera y no para quien discrepa de la misma. O para quien defiende otros postulados.
     Una profesora de Ciencias de la Información de la Comunidad Valenciana "tuvo la osadía" de defender los postulados de la iglesia católica respecto al aborto y al divorcio en una de sus clases. Inmediatamente la prensa que se autodenomina "progresista" así como los defensores de esos postulados se lanzaron en tromba contra la profesora, exigiendo que la expulsasen de la universidad. Varias organizaciones y grupos se lanzaron a los medios para enmudecerla y hacer que fuera enviada a los infiernos académicos.
      Cuando se habla de libertad de expresión solamente se refieren a ciertos postulados o afirmaciones, nunca a aquellos que van en contra de quien no los aceptan. 
       Jamás les oiréis nada en contra de ciertos países que prohíben la educación de las mujeres, o que lleven el burka, o ciertas costumbres que oprimen a la mujer. No se atreven porque son cobardes. 
      Cuando se habla de libertad de cátedra se refiere, lógicamente, a la libertad de los llamados progresistas, jamás a las opiniones contrarias.
     Semejantes posturas son definitivamente tiránicas, opresivas y típicas de regímenes totalitarios. La libertad de cátedra y de opinión  no existe para los contrarios de quienes se tienen como propietarios de la verdad, de quienes se tienen como dueños de la cultura, como propietarios del pensamiento. Se creen depositarios de la ilustración, de la verdad y de la tolerancia mientras no contradiga sus postulados, pues en caso contrario surgen como energúmenos para destruir a quien no coincida con ellos.