TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

miércoles, 29 de febrero de 2012

POESÍA Y NIÑOS

POESÍA Y NIÑOS
La poesía es muy importante para que los niños aprendan a encontrar la belleza en las palabras. Por ello muchos poetas se han preocupado porque los niños lean poesía.
Traigo a mi blog las palabras muy formativas de Gerardo Diego y de Rubén Darío dedicadas a los niños:

GERARDO DIEGO Y LOS NIÑOS.
No pretendáis nunca "entender" la poesía si no queréis romper su encanto, su recóndita belleza. Los versos, los poemas hay que leerlos despacio, renaciéndolos dentro de nosotros, y sentirlos, sin tratar de interpretarlos, como si fueran razonamientos, -porque la poesía no es razón, sino sentimiento a flor de alma. A nadie se 1e ocurre "entender" el lamento o la alegría de las campanas cuando se deshacen en el ai re de 1 a tarde o en el sol del día; o traducir el romperse del agua cuando el mar se hace playa; o descifrar los secretos del viento al doblar las esquinas a toda prisa; o explicar la música del canto de los pájaros; o analizar 1 a estrofa monorri ma de 1 a lluvia llorando en los cristales; o captar el sentido de la voz del silencio..., y, sin embargo, todos esos ruidos, esas músicas, nos gustan, nos hacen sonreír, alegrarnos, sentir el escalofrío de la tristeza. Pues así también la poesía. E1 entramado de las palabras es el trampolín que hace que resuciten en nosotros olvidados recuerdos, emociones profundísimas. Hay que saber romper ese mág i co celofán de 1 as palabras para descubrir el milagro de un mundo donde el hombre es más hombre porque ya no ve con los ojos, sino con el alma, y ya no siente con los sentidos, sino con su más auténtico corazón.
........................

RUBÉN DARIO Y LOS NIÑOS.- A VOSOTROS.
Leed los poemas tranquila, lentamente, releedlos degustando los versos. No os preocupéis excesivamente de entenderlos. La poesía no es una materia para comprender conceptos sino para sentir el alma de las palabras. La poesía es un algo como una música secreta, como un poso que queda en el alma y que produce un dulcísimo placer.





Los dos poetas dicen lo mismo: no os preocupéis por entender lo que dice un poema, lo importante es que os guste cómo lo dice, las palabras bellas que utiliza y si la musicalidad es agradable a nuestro oídos y a nuestro interior.