TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

domingo, 14 de abril de 2013

PELIGRO INMINENTE

Insultos, presiones, coacciones, amenazas, intimidaciones, violencia callejera, invasión de domicilios, miedo a los más pequeños, pegatinas en las puertas de los domicilios... Esto supone una violación de los derechos ciudadanos, una actividad próxima a los años 30, tanto en USA con la mafia, o en Alemania nazi, o en la España republicana. 
      En la Alemania nazi se señalaban las viviendas con la cruz de David indicando que el domicilio era judío. O se señalaba con la palabra "jude" (judío) en los establecimientos comerciales para hacerles el boicot.

     Es la expresión más clara de que existe un peligro inminente de que la violencia se extienda por todas partes, pues cuando los violentados se sientan acosados de manera insoportable, puede que lo piensen mejor, se cansen de poner la mejilla, y traten de reaccionar de la misma forma.
     ¿Y entonces qué sucederá? La violencia engendra violencia.
  Los partidos políticos deben asumir su responsabilidad y no esconderse ante actitudes violentas. Guardar silencio ante actos de este tipo es apoyarlos.
    Es mejor dar la cara como lo han hecho CCOO y UGT, pues así se sabe lo que piensan y lo que están dispuestos a defender. Pero si lo hacen estos sindicatos es que es lo que piensan los comunistas y los socialistas, pues cada uno de ellos representa a una determinada ideología.
    Rubalcaba no habla sobre este asunto, lo hace UGT en su nombre. Los comunistas son más claros, pues Cayo Lara sale a la calle a apoyar los manifestantes y a los que asedian el Congreso.
       Vamos a ser prudentes y a actuar de manera sensata. La calle no representa a la población española. La calle sirve en ocasiones para manifestar un estado de opinión de un grupo organizado, pero no representan a nadie  pues nadie les ha elegido.
      La representación de España está en las urnas, no en unos centenares de personas que lo único que pretenden es derribar al gobierno actual.