TORRIJOS EN LA RED

TORRIJOS EN LA RED

sábado, 27 de febrero de 2016

CRISTIANO

Este jugador de fútbol pasa por momentos bajos. Su rendimiento deja mucho que desear. Incluso se piensa que puede ser traspasado a otro club, que podría tomar su avión particular y dirigirse a las Islas Británicas, donde sería bien recibido. Su situación comienza a ser preocupante, los aficionados están asustados pues su baja forma es destacada en los medios de comunicación. Solamente le defienden los más pequeños, para quienes continúa siendo su referente en el fútbol.

    Pero ¡Ojo! que nadie se fíe, pues Cristiano es un enorme jugador. Pasa lo que pasa con todos, pues tienen rachas buenas, peores y malas. En cualquier momento puede despertar de su letargo y comenzar a marcar goles a diestro y sieniestro; a mostrarnos la velocidad por las bandas; a realizar disparos que atemorizan a todos los porteros, a marcar goles increíbles.
    Así que no desconfiar de Cristiano. Pero sucede que a veces se cree superior al mundo. No le gusta que digan que está en baja forma, que su equipo no está en las mejores condiciones, pues se encuentra a muchos puntos del Barcelona. Y Cristiano no admite que se le cuestione, y cuando se le dice que no está en forma y más si pierde con el Atlético de Madrid entonces su ego se muestra de manera tremenda, se siente ofendido y llega a poner en duda la situación de sus compañ

eros, pues llega a decir que si todos sus compañeros estuvieran en las mismas condiciones que él la liga se habría ganado. Estas afirmaciones no pueden ser agradables a sus compañeros y lleva consigo que el vestuario se sienta ofendido. Cristiano no puede ser tan engreído, no debe creerse el rey del mambo y mostrarse más humilde. Se le admiten los gestos chulescos cuando marca pero cuando pierde con su adversario más próximo su postura debería ser de una humidad ejemplar.